Aprende a detectar la fatiga emocional

Aprende a detectar la fatiga emocional.

“Para algunas personas el confinamiento está resultando tremendamente estresante pues hace que tengan que construir su vida sobre ‘arenas movedizas’.

Esto conlleva una sensación de vida sin rumbo y hace que la incertidumbre pase a formar parte de su nueva realidad”, afirma Juan Nieto, experto en psicología positiva.

Para el experto, los más afectados son aquellos quienes aparte de la carga emocional que implica el confinamiento, está llevando una sobrecarga física, tales como lo son el personal de salud, los policías e incluso las personas que trabajan en supermercados y restaurantes.

Aunque esa fatiga emocional también llega a quienes, aún desde su casa, han soportado estrés de manera continua o han tenido episodios específicos de estrés.

Es el caso de aquellos que han sido contagiados por el virus, los que han sufrido la pérdida de un familiar o incluso aquellos que teletrabajan y además deben cuidar de ancianos o niños.

Para la psicóloga Toñi de la Puente lo que se denomina fatiga emocional es básicamente una sobrecarga emocional.

“Quienes la sufren dan todo de sí mismos en cualquier ámbito de su vida tanto laboral, como familiar, de pareja o en cualquier dimensión personal. También puede ocurrir en entornos con conflictividad o de gran exigencia”.

Hacer un reconocimiento social por este esfuerzo podría compensar, de alguna manera, el exceso emocional al que ha estado sometida la persona.

Aprende a detectar la fatiga emocional, estos son los síntomas:

  • Bajo estado de ánimo
  • Falta de energía
  • Cansancio
  • Falta de motivación
  • Dificultad para concentrarse
  • Irritabilidad
  • Baja capacidad de autocontrol
  • Ansiedad
  • Miedo
  • Sensación de angustia
  • Insomnio
  • Falta de ilusiones

Se pueden presentar algunos o todos los síntomas, pero debes saber que sí estás sufriendo de fatiga emocional, los estados depresivos son el siguiente paso.

Para evitar caer en estos, es recomendable acudir a un profesional que pueda darte otra perspectiva de la situación y también tener en cuenta los siguientes consejos para reducirla e ir mejorando poco a poco.

  • Reconocer el problema

    Hay que poner freno a cualquiera que sea la situación que está generando ese malestar y replantearse las prioridades en este momento de la vida.

  • Tomarte un tiempo para ti mismo

    Debes desconectarte de las actividades que te causan estrés con acciones tales como hacer ejercicio, ver una película, meditar, tomarte un café o leer un libro.

  • Ponerte límites

    Solo incluye las actividades necesarias y que seas capaz de realizar en tu rutina diaria.

  • Busca apoyo

    Si tienes la posibilidad de consultar un sicólogo, aprovéchala, pero si no, acude a tus amigos, familiares o vecinos. A veces solo contar, aliviana la carga. Y recuerda, esto también pasará.

TAMBIÉN PUEDES LEER: PROTEGE TU SALUD MENTAL DURANTE LA CUARENTENA