¿Sabías qué el queso puede ser tan adictivo como las drogas?, ¿Sabías qué el queso puede ser tan adictivo como las drogas?, La Guía de Montería
NO TE LO PIERDAS!
Suscríbete a nuestro Boletín de Noticias

Recibe puntualmente todas las noticias e informaciónes relacionadas con Montería y Córdoba

Invalid email address
Inténtalo. Puede darse de baja en cualquier momento.

¿Sabías qué el queso puede ser tan adictivo como las drogas?

Un estudio sobre la adicción a diversos alimentos pone al queso en el primer lugar de la lista.

La razón: el agregado de grasa y/o carbohidratos refinados y una sustancia que siempre estuvo en la mira: la caseína.

El queso tiene una sustancia que es potente y puede generar dependencia en una persona, similar a una droga.

El doctor Máximo Ravenna, médico especialista en obesidad y adicción alimentaria y psicoterapeuta, dividió la sentencia en dos partes:

1) La adicción al queso es una realidad

2) El fenómeno afecta a personas predispuestas.

«El queso es uno de los alimentos que tiene capacidad adictiva según la persona que lo ingiere y según la conexión que genere con los elementos neuroquímicos en el cerebro del que padece este problema», explicó.

El queso es tan adictivo como determinadas drogas, el alcohol y el tabaco.

Esa es la conclusión a la que han llegado unos científicos de la Universidad de Michigan tras experimentar con 500 estudiantes.

Al parecer, este alimento contiene una proteína llamada caseína que tiene unos efectos similares a los de los opiáceos durante su digestión.

La caseína en cuestión está presente en todos los productos lácteos, pero es en el queso donde su valor se multiplica por diez al tratarse de un producto muy elaborado.

Esta proteína libera casomorfinas en el cuerpo humano, lo que genera una agradable sensación de bienestar y provoca adicción.

En el estudio quisieron ver qué alimentos era los más adictivos. La comida favorita de la mayoría de los encuestados resultó ser la pizza con queso.

Se concluyó que hay ciertos alimentos que son adictivos por la manera en la que son elaborados.

Cuanto más procesado y graso, mayor es la adicción que genera en las personas.