Si eres de los que les cuesta levantarse por las mañanas, deberías estar orgulloso de ello.

Normalmente, a las personas que se quedan más rato en la cama se les suele tachar de perezosos, vagos o despreocupados.

Un estudio realizado por los investigadores Satoshi Kanazawa y Kaja Perina indica que esto es señal de que son personas más creativas, inteligentes y de espíritu libre.

El estudio se refiere a las personas a las que les cuesta madrugar, no las que se pasan más de media jornada durmiendo.

Se ha demostrado que quienes duermen más de doce horas tienen más riesgo de muerte prematura.

Resulta que poder decidir la hora de acostarte y levantarte dependiendo de lo que te pida el cuerpo, es una señal de inteligencia.

Se trataría de la capacidad de escuchar y entender lo que necesita nuestro organismo para mantenerse saludable.

Esto también es indicativo de que este tipo de personas son más ágiles, creativas e independientes.

Los resultados de la investigación también indican que las personas que tienen un patrón de sueño nocturno, suelen tener unas puntuaciones mucho más altas en las pruebas de razonamiento.

Además, los que se acuestan después de las 11 p.m. y se levantan después de las 8 a.m., suelen tener ingresos más elevados y un estilo de vida más acomodado.

El doctor Paul Kelley, investigador de la Oxford University, va más lejos todavía: levantarse e ir a trabajar antes de las 10:00 es, según él, una de las formas más habituales de tormento.

El ritmo circadiano, algo así como el reloj interno del organismo, representa el cronómetro biológico que dicta la manera en la que funciona nuestro cuerpo.

Está pre-programado genéticamente para regular nuestra percepción del tiempo, nuestro nivel de energía y la producción de hormonas.

Por lo tanto, levantarse pronto e ir a trabajar tan temprano es un suplicio para nuestro cuerpo, y afecta negativamente el balance natural del organismo.

Cabe destacar que a principios del siglo 20, cuando se introdujo la jornada de trabajo de 8 horas, nadie tuvo en cuenta el reloj natural de nuestro organismo.

Por tanto, este investigador asegura que “es muy dañino para el organismo porque afecta a los sistemas físicos y emocionales del cuerpo”.

Y es que al dormir más, descansas más, por lo que estás más activo durante el día.

Estás con mucha más energía, incluso tus pensamientos fluyen de mejor manera cuando te sientes relajado.

Así que no te sientas mal por estar en el grupo de personas a las que les cuesta madrugar.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.