Consejos para controlar la ira.

La ira es una emoción que se caracteriza por un incremento rápido del ritmo cardíaco, de la presión arterial y de los niveles de noradrenalina y adrenalina en sangre.

También es común que la persona que siente ira se enrojezca, sude, tense sus músculos, respire de forma más rápida y vea aumentada su energía corporal.

Siendo una emoción relacionada con el impulso agresivo, algunos expertos señalan que la ira es la manifestación de la respuesta que emite nuestro cerebro para atacar o huir de un peligro.

En La Guía te dejamos algunos consejos para controlar la ira:

No acumular ira

Cuando algo injusto sucede y no reaccionamos, vamos acumulando ira y enfado.

Tarde o temprano, todo este enojo que vamos guardando estallará y puede dar lugar a un episodio de violencia verbal y/o física.

Por tanto, es importante afrontar los problemas con asertividad y control, para no dejar que la bola del enfado vaya creciendo por momentos.

Tómate un tiempo para reflexionar

Date pequeños descansos en los momentos del día que tienden a ser estresantes.

Algunos momentos de tranquilidad pueden ayudar a que te sientas mejor preparado para manejar lo que sucederá después sin irritarte o enojarte.

Haz un poco de ejercicio

La actividad física puede reducir el estrés que te puede provocar enojo.

Si sientes que aumenta tu enojo, sal a correr o caminar enérgicamente, o dedica un tiempo a hacer actividades físicas que disfrutes.

Escribe tus pensamientos y emociones

Puedes escribir cosas de muchas maneras; por ejemplo, en forma de diario, o de poesías o canciones propias.

Después de haber escrito algo, puedes conservarlo o tirarlo; no importa.

Lo importante es que escribir tus pensamientos y sentimientos puede mejorar la manera en la que te sientes.

Cuando observas, calificas y liberas los sentimientos a medida que surgen poco a poco, estos no tendrán la oportunidad de desarrollarse en tu interior.

Medita o practica respirar profundamente

Esto funciona mejor si lo haces regularmente, dado que es más una técnica general de control del estrés que puede ayudarte a usar el autocontrol cuando estás enfadado.

Si lo haces regularmente, descubrirás que es menos probable que el enojo se desarrolle.

Habla de tus sentimientos con alguien en quien confíes

Muchas veces existen otras emociones, como miedo o tristeza, debajo del enojo. Hablar acerca de estas puede ayudar.

A veces el enojo es un signo de que algo más está pasando.

Es posible que las personas que tienen problemas frecuentes con el enojo, que participan en peleas o discusiones, que viven situaciones de la vida que les dan motivo para enojarse con frecuencia necesiten ayuda especial para tener bajo control el problema del enojo.

El enojo es un sentimiento fuerte. A veces, puede resultar abrumador.

Aprender cómo lidiar con las emociones fuertes (sin perder el control) es parte de convertirse en una persona más madura.

Requiere un poco de esfuerzo, un poco de práctica y un poco de paciencia, pero puedes lograrlo si lo deseas.

NO TE LO PIERDAS!
Suscríbete a nuestro Boletín de Noticias

Recibe puntualmente todas las noticias e informaciónes relacionadas con Montería y Córdoba

Invalid email address
Inténtalo. Puede darse de baja en cualquier momento.