Cómo cortar las uñas de las mascotas

¿Cómo cortar las uñas de las mascotas?

Cortar las uñas de las mascotas es la actividad que más genera dudas por estos días a los amos, que se preguntan cómo y cada cuánto deben hacerlo.

Las uñas de las mascotas, al igual que las nuestras, crecen con cierta frecuencia. Se dice que crecen un aproximado de 0,1 mm por día, siendo un proceso más rápido en animales jóvenes y de razas pequeñas.

Esto hace que se deban cortar con cierta frecuencia (cada dos semanas o cada mes) y de la manera correcta para evitar lesiones.

Adicionalmente, revisar con regularidad las patas, tanto delanteras como traseras, es una actividad importante que debe ser una rutina para prevenir y evitar problemas a largo plazo causados no solo por una afección de las uñas, sino por inconvenientes en las almohadillas, los dedos o la estructura ósea, para lo cual es necesario identificar la causa.

Si observa resequedad, desprendimiento de las uñas, o que tiene dolor al caminar, cojea, se tropieza o se resbala, son señales de que algo no anda bien y es el momento de cortar las uñas.

Respecto a cada cuánto, esto dependerá de la edad, la actividad física (en el caso de los perros) y la frecuencia de afilado (en el caso de los gatos).

Si notamos que el sonido que las uñas producen al caminar por ciertas superficies es más fuerte, crecimiento exagerado de la uña del quinto dedo (espolón) en los perros, se enganchan con objetos, tienen dolor al caminar o un filo excesivo, es momento de hacer una pedicura.

Antes de empezar es necesario tener el kit de corte de uñas listo, limpio y seco. Este está compuesto por:

– Cortaúñas afilado para mascotas tipo tijera o guillotina, de acuerdo con el tamaño de la uña (se pueden conseguir en tiendas de mascotas).

– Lima de uñas

– Tijeras (para cortar el exceso de pelos en los espacios interdigitales).

– Pañitos húmedos (preferiblemente con clorhexidina y libres de alcohol).

– Snacks (como premio por su buen comportamiento).

– Gasas limpias y secas.

– Agua oxigenada o nitrato de plata (para casos de hemorragias).

Es indispensable hacerlo cuando el animal esté relajado y en un sitio cómodo, a fin de evitar movimientos repentinos.

Podemos tener a nuestro perro o gato acostado, hacer masajes suaves en la cabeza o en el dorso y poner música relajante. Cuando el animal esté calmado, se limpian las patas con el paño húmedo y sujetamos con suavidad pero con firmeza.

Se debe cortar cada uña horizontalmente en un ángulo de 45 grados, y no cortar más de 5 mm para evitar sangrados (hay cortaúñas que tienen guía para evitar cortes extensos).

Finalmente, con la lima suavizar el extremo de la uña. En caso de hemorragias, impregne gasas con agua oxigenada, cubra la uña y haga una ligera presión. Es preferible cortar menos y repetir el proceso luego que producir dolor o sangrado.