Remedios naturales para aliviar la tos

Remedios naturales para aliviar la tos.

La tos, pese a no ser muy grave en la mayoría de los casos, es bastante molesta.

Esta ocurre porque las terminaciones nerviosas de las vías respiratorias que se encuentran entre la garganta y los pulmones ser irritan por diferentes motivos: polvo, bacterias, virus.

El cuerpo responde a esta inflamación de la misma forma en que reacciona al exceso de secreciones, tratando de expulsarlas fuera de las vías respiratorias.

En La Guía te dejamos algunos remedios naturales para aliviar la tos:

Te con miel

Existe un estudio sobre tratamientos para la tos nocturna en niños. En él se comparan los resultados utilizando la miel oscura, el dextrometorfano, un medicamento para suprimir la tos y ningún tipo de tratamiento.

Aunque los beneficios de la miel fueron menores a los del dextrometorfano, los padres calificaron la miel como la más favorable de las tres opciones.

Para usar la miel como tratamiento de la tos, mezcle 2 cucharadas soperas con agua caliente y un té de hierbas.

Beba esta mezcla una o dos veces al día. Por favor, evite que los niños menores de 1 año ingieran miel.

Jengibre

Un estudio sugiere que algunos componentes antiinflamatorios presentes en el jengibre pueden relajar las membranas de las vías respiratorias, lo que reduce la tos.

Prepare un té de jengibre con 20-40 gramos de rebanadas de jengibre fresco a una taza de agua caliente.

Deje que se enfríe durante unos minutos antes de beberlo. Añada miel o zumo de limón para mejorar el sabor y calmar aún más la tos.

Tenga en cuenta que, en algunos casos, el té con jengibre puede causar malestar o acidez estomacal.

Vapor de agua

La tos húmeda, una de las que produce mucosa o flemas, podría mejorar con el vapor de agua.

Prepare un bol de vapor de agua. Para hacerlo, rellene un bol grande con agua caliente.

Añada hierbas o aceites esenciales, como el eucalipto o el romero, lo que le ayudará a mejorar la descongestión.

Inclínese sobre el tazón y cubra la cabeza con una toalla. Así el vapor se quedará atrapado.

Inhale los vapores durante 5 minutos. Si siente el calor del vapor en la piel, deténgase hasta que se enfríe.

Las personas con tos húmeda o congestión de pecho deberían seguir las recomendaciones del Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre de EE. UU. (NHLBI) y usar un humidificador de vapor en su casa.

Gárgaras de agua con sal

Este remedio simple es uno de los más efectivos para tratar el dolor de garganta y la tos húmeda.

El agua con sal reduce las flemas y la mucosa en la parte posterior de la garganta, lo que puede disminuir la necesidad de toser.

Revuelva media cucharadita de sal en una taza de agua caliente hasta que se disuelva.

Deje que la solución se enfríe lentamente antes de usarlo para hacer gárgaras. Mantenga la mezcla en la parte final de la garganta durante unos momentos antes de escupir la mezcla.

Haga gárgaras con el agua y sal durante varias veces cada día hasta que mejore la tos.

Evite darles agua con sal a los niños más pequeños, ya que no podrán hacer gárgaras correctamente y si tragan el agua con sal, puede ser peligroso.