Cómo tratar a las personas autistas durante la cuarentena

¿Cómo tratar a las personas autistas durante la cuarentena?

La población con Trastorno del Espectro Autista (TEA) requiere de un cuidado especial por la pandemia COVID-19.

Expertas de la Universidad Simón Bolívar explicaron cómo les afecta este virus y dieron recomendaciones médicas, psicológicas y físicas para su cuidado

Naciones Unidas destaca que la crisis sanitaria por el COVID-19 genera un “riesgo desproporcionado” para ellos. 

Las personas con TEA tienen mayor predisposición a tres tipos de alergias: alimentaria, respiratoria y cutánea, según estudios realizados en Estados Unidos, Argentina y España.

Lo anterior está relacionado con su sistema inmunológico, de acuerdo con lo explicado por la médica Pierina Oliveros, candidata a magister en Neuropsicología de Unisimón.

“De los tres tipos de alergias mencionados, la respiratoria es la más frecuente, de la que se desprenden enfermedades como rinitis, sinusitis y asma.

Esta última se convierte en un factor de riesgo que incrementa la posibilidad de complicación no solo de neumonía por COVID-19, sino de cualquier infección respiratoria”, enfatizó Oliveros, quien es además cofundadora y vicepresidenta de la fundación Fundautismo.

Para minimizar ese riesgo, recomendó mantenerlos en aislamiento social y, en caso de ser necesario sacar a la persona con autismo.

El estar encerrados puede estresarlos y alterar su comportamiento, eso sí, que sea guardando más de dos metros de distancia del resto de personas, y portando tapabocas.

La médica señaló que es importante enseñarles el lavado de manos y a no tocarse la cara a menos que tenga las manos limpias.

En caso de tener síntomas respiratorios, deben portar el tapabocas permanente y extremar la limpieza de manos.

Elsy Mejía Segura, investigadora del Grupo Neurociencias del Caribe de Unisimón, plantea las siguientes recomendaciones de cómo tratar a las personas autistas durante la cuarentena:

1. Por medio de cuentos, canciones, juegos o historias, explicarles lo que está sucediendo, para que conozcan y normalicen las medidas de cuidado e higiene.

2. Filtrar las noticias y estimular actividades que generen calma y emociones positivas en los miembros de la familia.
Ya que ellos pueden percibir y sentir las preocupaciones, temores, ansiedad y reacciones de todos.

3. Mantener un horario habitual, de manera que no se altere el ritmo del sueño y los horarios de alimentación.

4. Identificar los cambios emocionales y comportamentales que el aislamiento ha generado en ellos.
Estos pueden variar, unos se sentirán tranquilos por encontrarse rodeados de la familia, y otros podrán sentirse ansiosos.

5. Direccionar las acciones a seguir, a partir de la identificación de estos cambios, como: involucrarlos en las rutinas compartidas en el hogar.
Crear espacios de esparcimiento para estimularlos en actividades variadas (leer, pintar, escuchar música,  manualidades, circuitos de saltar, lanzar). Esto permite cambiar el foco de atención. 

6. Crear un ambiente de calma, apoyo y afecto.

TAMBIÉN PUEDES LEER: PROTEGE TU SALUD MENTAL DURANTE LA CUARENTENA.

Con información de El Heraldo.