RECETAS

En el Día Mundial de la Pizza te enseñamos cómo hacerla en casa sin horno

La creatividad es el mayor aliado de quienes incursionan en la cocina

La pizza, además de las pastas, es el plato italiano por excelencia y -muy probablemente- sea el más consumido del mundo junto con las hamburguesas y los perros calientes. Para muchos no es un problema comerla en el desayuno, el almuerzo y la cena, ya que sus sabores encantan al paladar.

Sin embargo, sobre su origen hay un dilema respecto a si realmente es una invención italiana o más bien griega; pero lo cierto es que fueron los norteamericanos quienes instauraron el 9 de febrero como el Día Mundial de la Pizza, una fecha que no es más que un pretexto para consumirla en mayores cantidades.

Ahora, si bien es cierto que para los fanáticos de este plato resulta sencillo disfrutar de al menos una a diario; no siempre se tiene la posibilidad de salir a comprarla, ya sea por cuestión de tiempo o por temas de ahorro en gastos. Es por ello que en este artículo te mostramos una manera de hacerla en casa, sin necesidad de tener horno, es decir, la famosa «pizza de sartén». 

Lea también: Cómo hacer un dulce de coco: fácil, rápido y con solo 3 ingredientes

Ingredientes y preparación

Lo primordial es hacerlo de manera sencilla y con gusto; pues mientras más extravagantes son las recetas, más probabilidades hay de caer en frustración ante una falla. Sabiendo esto, requerirás harina de trigo, agua tibia, aceite de oliva, levadura y sal. 

En un bol agrega dos cucharadas de aceite, 200 ml de agua y 15 gr de levadura; mezcla y luego añade la harina y la pizca de sal. Cuando ya esté una mezcla homogénea y nada pegajosa, coloca sobre una encimera y deja reposar por 10 minutos con un pañuelo encima.

De manera simultánea puedes preparar la salsa (o comprarla si así lo prefieres), licuando tomate, cebolla y ajo, y luego cocinar unos minutos con aceite, sal y orégano hasta que tome consistencia.

Cuando ya ambas cosas estén listas, coloca la sartén a calentar a fuego medio y úntale un poco de aceite, coloca la maza y extiendela sobre la superficia (con el grosor de preferencia) y da vueltas constantemente hasta que comience a dorarse de ambos lados.

El paso final es añadir la salsa, el queso y cualquier otro ingrediente que desees; tapar y esperar a que todo se funda sobre la base de masa y listo ¡A degustar! 

 

 

 

Publicaciones relacionadas