INFORMACIÓN

Aprende a identificar si padeces Petofilia, el amor exagerado por las mascotas

Expertos señalan varios indicios de este síndrome

ton image

En la actualidad las mascotas hacen parte importante del núcleo familiar al que pertenecen; viajan, duermen y comen junto a sus humanos e incluso reciben invitaciones a celebraciones y demás eventos.

De hecho, recientemente el Papa Francisco creo polémica al hablar sobre este tema y decir que le preocupa la manera en la que los matrimonios sustituyen a los hijos por mascotas; palabras que fueron muy criticadas por quienes defienden el amor genuino a sus animales.

Y es que si bien es cierto que tanto perros, como gatos y otras mascotas son para cuidarlos y quererlos; expertos han identificado casos de «amor exagerado» reunidos en una conducta que han llamado Petofilia. 

Le puede interesar: ¿A dónde acudir en Montería ante un caso de maltrato animal?

¿Cómo saber si exagera con sus mascotas?

De acuerdo con lo reseñado por el Manuel Latinoamericano y Enfermedades Psicológicas, la Petofilia es «la afición o atracción insana hacia las mascotas»; es decir, cuando el amor sobrepasa los límites y se convierte la mascota dependiente del humano y viceversa.

La fuente cita al periodista Jon Kats, que dice que “nos hallamos ante un caso de Petofilia si el afectado solo siente satisfacción cuando tiene contacto con seres irracionales y se aísla de su entorno, si limita completamente su forma de vivir o si el individuo enganchado a este vínculo anómalo quiere desligarse de él pero se siente incapaz de hacerlo”.

Algunas de las señales para identificarla son hacer cosas similares a las que se harían con un bebé, como por ejemplo la compra compulsiva de ropa, juguetes y accesorios en busca de «la comodidad» del animal; tratamientos en Spa y «hoteles de lujo» para perros; y la desconcentración causada en el pensamiento constante en la mascota.

Cabe decir que según los expertos, esto no solo afecta a los humanos, sino también a los animales, especialmente a los perros; ya que los hace dependientes y por ende no serán auto suficientes cuando queden solos por cualquier actividad o responsabilidad que deban cumplir sus ‘amos’.

 

 

Publicaciones relacionadas