INFORMACIÓN

«Estoy escondido»: la historia de un médico monteriano atrapado en Ucrania

Reside en ese país como parte de su trabajo en la Organización Mundial de la Salud

ton image

En medio de todo lo que ocurre en Ucrania por su conflicto con Rusia y todos los efectos secundarios que la «operación militar» ha traído; un médico monteriano ha quedado atrapado y es uno de los cientos de civiles que están viviendo los embates de la guerra.

Se trata del epidemiólogo Laureano Mestra, quien en entrevista con medios nacionales explicó que reside en Europa desde hace varios años, por cuenta del cargo que desempeña dentro de la Organización Mundial de la Salud (OMS). 

«Estamos en alerta para evacuación, pero es un escenario bastante complicado porque los aeropuertos están cerrados; no hay trenes y las carreteras están colapsadas», dijo, no sin antes indicar que las explosiones imprevistas lo sorprendieron dentro de un hotel.

Lea también: SENA ofrece 3.800 cupos para formación virtual: inscripciones cierran este mes

Además manifestó que se han establecido contactos con el embajador en Polonia, quien de acuerdo con su relato «tiene la voluntad de ayudar a los colombianos, pero la única forma es llegar hasta la frontera que está a 10 horas en tren».

Lo que ocurre en Ucrania

El médico explicó que en este momento en Ucrania «todo está solo, las calles, los supermercados»; y es que entre la población hay un gran temor no solo por los ataques rusos, sino también porque su Gobierno les pidió que tomen las armas para defender a la patria.

La tropas rusas estaban en la frontera con su nación vecina desde hacía varias semanas. Las amenazas de Vladimir Putin eran claras y aunque se creyó que la mediación internacional podía disuadir la llegada a la guerra, el mandatario cumplió con lo que había advertido.

Una de sus principales molestias fue la petición que hizo Ucrania para ingresar a la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte); pero además Putin dice que este país está colmado de «nazis» que ponen en riesgo la vida de los rusos que allí habitan y de quienes aún siendo ucranianos se reconocen a sí mismos como «prorusos».

 

 

Publicaciones relacionadas