¡El ejercicio puede hacerte más feliz!, descubre por qué.

Montería hace Ejercicio
Fotografía: Lina Montes / Archivo particular

Con frecuencia es la pereza el mayor obstáculo a la hora de practicar ejercicio o alguna actividad deportiva en especial, seguido muy de cerca por la falta de tiempo debido a las ocupaciones cotidianas relacionadas con el estudio, el trabajo y el hogar.

Para algunos el ejercicio es una tortura, para otros representa una suma de horas mal invertidas y hay quienes erróneamente lo consideran una actividad generadora de gastos económicos extras e innecesarios realizado por personas vanidosas cuyo único interés es rendir culto al cuerpo.

A simple vista podría parecer algo banal e intrascendente, no obstante, el realizar una actividad física moderada o intensa, aporta cambios positivos no solo al cuerpo, sino también a la mente y estado anímico. Estudios recientes evidencian que el realizar ejercicios, -desde incluso caminar tres veces a la semana por quince minutos-, disminuye el riesgo de demencia en adultos de la tercera edad, el riesgo de enfermedades cardiovasculares, retrasa el inicio de diabetes en personas con predisposición genética y previene la obesidad, considerada la pandemia de nuestro tiempo.

El ejercicio físico es sinónimo de salud por donde se le mire, practicar al menos una hora todos los días disminuye los niveles de estrés y ansiedad pues generosas dosis de endorfina (“hormona de la felicidad”) son liberadas, razón por la cual disminuye la depresión, ira y agresividad y adquieres una sensación de bienestar permanente, el humor mejora, se reduce el aislamiento social (conoces mucha gente), se potencia la energía corporal (adiós pereza), se estimula la actividad cerebral (mayor y mejor rendimiento laboral), mejora la circulación a la vez que la piel luce más brillante y con ese aspecto de lozanía y vitalidad que tanto nos gusta. A su vez, todos estos excelentes resultados físicos contribuyen a mejorar la autoestima.

El dinero no debe ser excusa para hacer del sedentarismo la única opción de estilo de vida –no saludable-, en Montería, la Ronda del Sinú -aprimera y última hora del día- es testigo de decenas de personas que caminan, trotan, patinan, montan bicicleta; hay grupos que de común acuerdo y bajo la coordinación de un instructor se reúnen para hacer aeróbicos al aire libre. Por otro lado, conjuntos de ciclistas parten desde la zona norte de la ciudad usando la ciclovía hacia diferentes destinos ya sea el aeropuerto Los Garzones, el Retiro de los Indios, el municipio de Cereté y otras localidades dependiendo de la voluntad y disposición de cada individuo.

Querido amigo Monteriano y lector de “La Guía de Montería”, la idea es que practiquemos un deporte o actividad física que nos guste y motive, no tenemos que gastarnos la quincena  pagando un gimnasio o comprando la bicicleta más costosa para impresionar a nuestros amigos –y de paso atraer a los amigos de lo ajeno-, la ropa de deporte no tiene que ser la más cara y más “in” del momento, si puedes permitírtelo ¡maravilloso!, ¿a quién no le gusta tener las mejores cosas?, sin embargo, quiero destacar la “voluntad” como el elemento fundamental en la lucha contra el sedentarismo.

Si lo tuyo definitivamente es el gimnasio, en Montería cerca de tu casa o tu trabajo seguro hay varias opciones, también puedes asistir a clases de baile, practicar natación, pilates, kick boxing, taekwondo, en fin, cualquier disciplina con la que realmente te sientas tú mismo.

Montería hace Ejercicio
Fotografía: Lina Montes / Archivo particular

Piensa que además de todas las bondades de poner en marcha el esqueleto, de paso mejoras la resistencia física, reduces la sensación de fatiga, te vuelves más ágil, mejoras la flexibilidad de las articulaciones y la capacidad de respuesta, aumentas el tono muscular y lo mejor, eliminas esos molestos gorditos, a veces cuando le digo a algunas personas sobre la importancia del ejercicio me dicen: “es que mi pareja me quiere así”, cosa que me parece excelente porque defiendo con vehemencia que lo de más valor es lo que va por dentro, pese a ello, el ejercicio  es vital para una mejor calidad de vida a corto y largo plazo. El resultado de la combinación de buena salud, sensación de bienestar y mejor apariencia es directamente proporcional a mayor autoconfianza. El autocuidado refleja amor por sí mismo y es responsabilidad individual.

¡¡¡Realiza el cambio!!! El ejercicio no solo cambia tu cuerpo, cambia tu mente, tu actitud y tu estado de ánimo. De aquí a un año desearás haber empezado HOY.

Escrito por: Lina Montes /Blogger y diseñadora de Modas
@linamonteslo

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.