RECETAS

Conoce el origen de los buñuelos, plato navideño infaltable en Colombia

Algunos tienden a creer que es una invención propia del colombiano, pero lo cierto, es que su origen es la muestra de la pluricultura que existe en este país

Los buñuelos son el platillo navideño por excelencia en Colombia, se degusta desde el Día de las Velitas, hasta en las novenas, la Noche Buena y el Fin de Año. Las abuelas son las expertas preparándolo y los niños crecen viéndolo como parte de su cultura.

Sin embargo, son pocos los que conocen de dónde vienen y algunos tienden a creer que es una invención propia del colombiano. Pero lo cierto, es que su origen es la muestra de la pluricultura que existe en este país y que ha enriquecido la gastronomía local, entre otras cosas.

Le puede interesar: Aprende a ‘vestir’ tu WhatsApp de Navidad

Buñuelos: origen árabe y español

La historia da cuenta de que hay varias versiones sobre la creación de los buñuelos. Algunos atribuyen el origen a los españoles, que a su vez se vieron influenciados por los árabes. Por otro lado, se cree que quienes los inventaron fueron los romanos. 

Se dice que los romanos les llamaban «puñuelos», ya que luego de preparar la mezcla la empuñaban con las manos para crear la forma redonda. Además después de freírlos los bañaban en miel caliente para crear el postre perfecto.

Le puede interesar: La receta del Mote de queso

Buñuelos rellenos con crema

Este platillo suele prepararse con harina de maíz, huevo, queso, azúcar, pizca de sal, polvo de hornear y leche. Pero hay maneras innovadoras de comerlo, como por ejemplo, rellenos de crema pastelera.

Para eso es necesaria la paciencia en la cocina, la creatividad y dos recetas: una para la masa y otra para la crema. A continuación te las mostramos (para 30 porciones):

Para la Masa: 

  • 250 gramos de agua
  • 30 gramos de mantequilla
  • 40 gramos de azúcar
  • una pizca de vainilla
  • Una pizca de sal
  • 125 gramos de harina
  • 4 huevos
  • Aceite de oliva (o girasol si prefieres) para freír
  • Azúcar glas para espolvorear (opcional)

Para la crema: 

  • 500 gramos de leche
  • 1/2 ramita de canela
  • 1/2 vaina de vainilla
  • Piel de limón
  • 75 gramos de azúcar
  • 3 yemas de huevo (L)
  • 40 gramos de maizena.

Preparación

Se recomienda preparar primero la crema para que pueda enfriarse mientras se elabora la masa. Para ello debes disolver la maizena en medio vaso de leche. El resto de la leche se unifica junto con las yemas, la canela, la vainilla, la piel o ralladura de limón y el azúcar.

Después de batida la mezcla se coloca a fuego alto y se continúa batiendo. Al cabo de unos ocho o 10 minutos se añade la maizena disuelta en lecha sin pausar el batido. Una vez la preparación comience a hervir, se disminuye la temperatura y se bate hasta que se sienta espesa.

Ahora bien, para elaborar los buñuelos: en una olla con agua agregar la mantequilla, el azúcar, la vainilla y una pizca de sal. Cuando esté hirviendo, añadir la harina sin apagar la llama y revolver con una cuchara de madera hasta que la masa no se adhiera al recipiente.

Posterior a esto y cuando la masa esté tibia, se integran los huevos uno a uno y luego se deja reposar todo durante dos horas.

Para finalizar, se le da la forma de buñuelo a la masa y se coloca a freir  en abundante y caliente aceite. Recuerda que como le mezcla se infla, necesita espacio en el sartén o caldero.

Cuando ya estén fritos, se colocan sobre papel absorvente para eliminar el exceso de aceite y finalmente con la ayuda de una manga pastelera o una inyectadora nueva, se rellenan con la crema pastelera.

El azúcar glas es opcional, sirve para darle más dulzor y decoración al plato. ¡A degustar!

 

 

 

Publicaciones relacionadas