5 razones para enamorarte de una monteriana

Hay quienes dicen que las mujeres paisas son las más bellas. Otros dicen que las costeñas en general. Pero definitivamente enamorarte de una mujer sinuana es encontrar el verdadero amor.

5 razones para enamorarte de una mujer sinuana

  1. Pueden comer suero juntos: Qué mejor muestra de amor que compartir suero en una relación. Como buenas sinuanas, el suero no puede faltar en un arrocito y o unos patacones. Claro, ten cuidado, siempre hay seres extraños que comen suero.
  2. Siempre van a poder disfrutar de una buena mesa de fritos: Si es una monteriana auténtica, todo terreno, no va a tener reparos en disfrutar contigo de una buena empanada o papa en un puesto de fritos. Querido amigo, si encuentras una así, no la dejes ir.
  3. La sazón tradicional: La comida del Sinú es de la mejor gastronomía del país ¿o no? Y por supuesto, una mujer monteriana lleva en la sangre la cocina tradicional. Nunca va a faltar el arrocito de coco, la viuda de pescado, la cabeza de gato. No señor, por hambre no será.
  4. Bailarina incansable: La mujer monteriana por naturaleza es bailarina. Eso corre por las venas. Si suena un porro y no puede evitar mover los hombros ¡Esa es! Pero eso sí, no se te olvide estar a la altura, para una buena bailarina, un buen bailarín.
  5. Valientes y fuertes: Además de todos los talentos, la mujer de esta tierra es una mujer echa’ pa’ ‘lante. Es una mujer valiente, con ganas de salir adelante. Es una mujer determinada, que sabe lo que quiere. Pero sobre todo es una mujer amorosa y entregada a los que más quiere.

Por supuesto, debemos advertirte que siempre hay excepciones a la regla. Además ten muy en cuenta que para tener una gran mujer, también debes ser un gran hombre. Un hombre que ame y respete a las mujeres y le de el lugar que le corresponde a la que es su pareja.

 

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.