trucos para vencer la ansiedad por la comida, Trucos para vencer la ansiedad por la comida, La Guía de Montería

Existen diversos trucos para vencer la ansiedad por la comida.

Los antojos y la ansiedad por comer pueden indicar muchas cosas; algunas tan simples como hambre o sed, pero también pueden ser un signo de algunas más profundas.

Si se sigue una dieta sin los nutrientes suficientes, por ejemplo, es posible que se deseen los alimentos que contrarresten la falta de vitaminas y minerales.

La ansiedad conduce a tomar alimentos calóricos de forma compulsiva, fuera de horas y en exceso, esto en el primer momento consigue un efecto tranquilizador pero a medio plazo conlleva abandonar el régimen y sufrir sentimientos de culpabilidad y baja autoestima.

Como muchas otras personas quizás sufras el impulso de comer lo que no necesitas o no le va hacer bien a tu cuerpo.

Si estás a dieta la posibilidad de que aumenten las ganas de comer es mayor, ya que tu cuerpo (y tu mente) percibe menos suministro calórico y reacciona segregando mayor cantidad de la hormona del hambre para obligarte a darle las calorías habituales.

Hoy en día, sabemos que los aspectos psicológicos influyen también en el sobrepeso y en la sobrealimentación, como comer por ansiedad.

En La Guía te damos algunos trucos para vencer la ansiedad por la comida:

No hagas dietas estrictas

El hambre y el remordimiento te llevan a comer “lo prohibido” y en cantidades mayores a lo normal.

Come cinco veces al día

Hacer dieta no significa no comer o pasar hambre, sino comer adecuadamente, respetar los horarios y no dejar pasar mucho tiempo entre comidas.

Si estamos mucho tiempo sin comer, tendremos más sensación de descontrol. Lo ideal es comer cinco veces al día.

Carbohidratos complejos

Los carbohidratos complejos (pan, pasta, arroz, cereales, galletas, patatas, lentejas, etcétera) también colaboran en el aumento de la cantidad de serotonina.

Siempre es más recomendable que sean integrales por el aporte de fibra y, sobre todo, porque tienen un menor índice glucémico.

No tengas nada prohibido

No tengas nada prohibido en tu dieta porque puedes desarrollar un ansia desbordada de comerlo.

Dormir bien te sacia

Dormir menos de 7 u 8 horas aumenta las hormonas que estimulan el apetito, según la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición.

Los líquidos pueden ayudarte

Cualquier tipo de líquido nos ayudará a sentirnos saciados. Por ejemplo, tomar infusiones calientes y asegurar un buen aporte de agua diario (2 litros) ayudan a sentirnos saciados y a eliminar toxinas.

Tomar uno o dos vasos de agua antes de las comidas también ayuda a llegar con menos hambre a la mesa.

Lo más importante es consultar un especialista y averiguar las causas de esta ansiedad y buscar juntos una solución.

También puedes leer: ¿ERES ADICTO A LA COMIDA?