ESTILO DE VIDA

¿Cómo mantener los nutrientes de las verduras al cocinarlas?

publicidad

¿Cómo mantener los nutrientes de las verduras al cocinarlas?

El consumo frecuente de vitaminas y antioxidantes se asocia a la prevención de enfermedades cardiovasculares, neurodegenerativas y de varios tumores.

Muchas de estas propiedades se encuentran en las verduras que junto con las frutas son los productos estrella de la dieta mediterránea.

Sin embargo las cualidades de las verduras se pueden ahogar en el agua de cocción cuando se hierven en una cazuela o se cuecen en una olla a presión.

Un estudio español publicado en el Journal of Food Science concluyó que llevarlas a ebullición, una de las formas más populares de prepararlas, conlleva una pérdida importante de su contenido de vitaminas y otros antioxidantes.

El calor y otras condiciones relacionadas con la cocción pueden destruir o llevarse los nutrientes de las verduras.

Nutrientes

Según un estudio de la Universidad de Akron en Estados Unidos, la vitamina K es resistente al calor.

Las fuentes alimenticias de vitamina K incluyen hortalizas de hoja verde, como la col, la espinaca, las hojas de nabos, la col rizada, la acelga, las hojas de mostaza, el perejil, la lechuga romana y la lechuga de hoja verde.

También, verduras como las coles de Bruselas, el brócoli, la coliflor y el repollo.

Sin embargo, muchas otras vitaminas, incluyendo las A, C, B-1, B-2 y el ácido fólico, son sensibles al calor y pueden perderse o destruirse al cocinar la verdura hervida o al vapor.

Los vegetales de hoja verde son ricos en vitamina A, K, B-1, B-2 y ácido fólico.

Por otro lado, otras vitaminas y nutrientes pueden quedar intactas, pero se escurren con el agua.

En este caso, se puede utilizar el agua de la cocción para darle sabor al plato o simplemente beber el caldo donde se encuentran todos los antioxidantes.

Recomendaciones

La pérdida de nutrientes por cocción se puede reducir siguiendo varias recomendaciones, según la Asociación Española de Dietistas-Nutricionistas.

  • Pelar y cortar el alimento poco antes de prepararlo y/o consumirlo.
  • Emplear tiempos cortos de remojo.
  • Esperar a que el agua hierva para sumergir el alimento.
  • Añadir un chorrito de vinagre o de zumo de limón al agua de cocción.
  • Cocinar las hortalizas «al dente» y enfriarlas lo antes posible.
  • Aprovechar el agua de cocción para elaborar otros alimentos.

TAMBIÉN PUEDES LEER: 4 CÁSCARAS DE FRUTAS QUE PUEDEN COMERSE

Publicidad
Publicidad

¿Te gusta nuestro contenido?

Reciba nuestras últimas publicaciones todos los días en tu correo.

RECIBE EL BOLETÍN
- Boletín GRATIS -

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.