Cómo hacer una huerta en casa

¿Cómo hacer una huerta en casa?

Un pequeño patio, terraza o balcón son espacios suficientes para crear una huerta propia y poder abastecerse de frutas, verduras y hortalizas frescas.

En La guía te dejamos un paso a paso de ¿cómo hacer una huerta en casa?

Elección del lugar

Busca un lugar soleado, ya que la mayoría de las especies necesitan como mínimo seis horas diarias de sol directo.

Los cultivos altos deben plantarse hacia el sur u oeste de los cultivos más bajos, para evitar que la sombra afecte a otras plantas.

Macetas y recipientes

Debemos elegir la maceta según el volumen mínimo recomendado para cada cultivo.

Las plantas con raíces más superficiales como el perejil o las verduras de hoja no se extienden más allá de los diez centímetros, mientras que los tomates y repollos tienen raíces más profundas, por lo cual como máximo se debe pensar en un tamaño de 30 × 30 cm, o 40 × 40 cm.

Las macetas o recipientes a usar (pueden ser botellas plásticas, cajones, canteros de maderas, bateas, mesas de cultivo, etc.) deben tener un buen drenaje (agujeritos en la base para que escurra el agua excedente).

Huertas verticales

Cuando la dimensión horizontal es un obstáculo, puedes ubicar tu huerta sobre una pared soleada.

En este caso sembrar verduras de hoja como lechuga, perejil, achicoria y acelga, y aromáticas herbáceas como tomillo, menta, orégano, salvia.

Hay que asegurarse que la pared pueda sostener las macetas para lo cual se debe elegir sustratos livianos y con buen drenaje.

Tierra

La tierra de cultivo debe ser fértil, suelta, esponjosa, bien aireada y poseer buena capacidad de retención de agua y nutrientes.

Si ya tienes tierra en las macetas, puedes emplearla eliminando los restos de plantas y raíces, y mezclándola con sustrato compuesto o humus y un poco de arena.

¿Qué plantar en espacios pequeños?

En huertas pequeñas es recomendable plantar hortalizas de rendimiento alto, como por ejemplo, el haba verde enana, vegetales de hoja, tomate, morrón, calabacines, entre otras.

La siembra

Existen dos tipos de siembra: la indirecta y la directa.

La indirecta implica la germinación en un entorno protegido de condiciones adversas, como vientos, heladas o lluvias, como pueden ser mini macetas, semilleros, vasitos de yogurt, etc, y el posterior trasplante de las plántulas al lugar definitivo de cultivo.

Esta opción es recomendable para semillas pequeñas como la de brócoli, repollo, coliflor, pimientos, tomate, berenjena.

Se debe trasplantar cuando la plantita tiene el doble del tamaño del recipiente donde está.

En cuanto a la siembra directa, se colocan las semillas en su lugar definitivo de cultivo, maceta o jardín.

Se recomienda este método para semillas grandes y fáciles de manipular como arveja, maíz, poroto zapallo, zapallitos, melón o especies que no se adaptan al trasplante como la zanahoria, perejil, espinaca, etc.

Riego

La mejor hora para regar es la mañana, ya que se minimiza la evaporación.

Cuidado: la acumulación de agua produce la asfixia de las raíces de las plantas.

Cosecha

Es conveniente realizar cosechas regulares cada veinte o treinta días. En cuanto a las verduras de hojas, tomar siempre las hojas más externas.

IMPORTANTE: cosechar todo fruto maduro ya que si los dejas puede morir la planta.

¿Cómo hacer una huerta en casa?

TAMBIÉN PUEDES LEER: ¿CÓMO MANTENER LOS NUTRIENTES DE LAS VERDURAS AL COCINARLAS?