A propósito de Ferias y Fiestas en Montería en La Guía queremos que conozcas cómo funciona el alcoholímetro y cuánto tiempo deberías esperar antes de manejar después de haber consumido bebidas con alcohol.

El alcoholímetro es uno de los instrumentos más temidos por aquellos que no tienen problemas para conducir después de beber alcohol porque, según afirman, “ellos controlan”.

Mide el alcohol en la sangre a través de la correlación existente con los niveles presentes en el aire exhalado.

¿Cómo se miden los niveles de alcohol con el alcoholímetro?
A través de un sensor de infrarrojos

Estos sensores absorben la radiación infrarroja del espectro electromagnético.

Los gases que se encuentran en la atmósfera absorben de una manera ínfima esta radiación, sin embargo, el alcohol lo hace en una mayor cantidad.

Este es el primer sistema que el alcoholímetro tiene en cuenta para determinar el grado de alcohol de una persona.

A través de una célula electroquímica

Este aparato funciona de la siguiente manera: por un extremo de la célula pasa el aire exhalado, mientras que por el otro extremo entra oxígeno.

De esta forma, se produce un paso de electrones que provoca una corriente eléctrica que sirve para calcular el nivel de alcohol en sangre en la muestra de aire exhalado.

Hay situaciones que se plantean y generan dudas en los conductores sobre cuánto tiempo deben esperar para que se le pase el efecto del alcohol luego de haber consumido una copa de vino u otra bebida alcohólica.

SoHo realizó un experimento de cuánto tiempo se debe esperar para manejar después de haber ingerido bebidas con alcohol.

Un periodista se enfrentó al alcoholímetro de la policía después de consumir seis tragos diferentes, y le hicieron la prueba cada cinco minutos.

Se debe tener en cuenta que los valores pueden cambiar según las características físicas de la persona, lo que haya comido y su nivel de cansancio.

3 copas de vino debes esperar 3 horas para que no te marque en el alcoholímetro.

3 botellas de cerveza: deberás esperar 1 hora y 45 minutos para que la prueba marque por debajo de 0,20 mg.

3 shots de tequila: en teoría podría manejar 35 minutos después de haber tomado este trago.

Pero aclaran que no se deben confiar ya que la medición fue engañosa, subió y bajó aleatoriamente.

3 vasos de whisky con hielo: después de 20 minutos de haberse tomado los tres vasos de whisky, la prueba marcó 0.19 mg.

3 shots de aguardiente: después de 10 minutos de haber ingerido 3 shots de “guaro”, el periodista podía manejar.

Esto es solo un experimento, SoHo aconseja no hacer lo mismo. Lo más práctico y sencillo es que quien bebió no conduzca.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.