Recomendaciones ante la primera temporada de lluvias

Recomendaciones ante la primera temporada de lluvias.

La Gobernación de Córdoba, a través de la Dirección Departamental de Gestión del Riesgo, ha impartido una serie de recomendaciones ante la primera temporada de lluvias del año.

Esto con el fin de efectuar los procesos de conocimiento, prevención y reducción del riesgo por las próximas lluvias.

Los pronósticos del Ideam estiman que la llegada de las lluvias será a mediados del mes de abril.

Por lo tanto los niveles en los ríos se verán afectados, ante lo cual se recomienda a los municipios activar los sistemas de alertas tempranas.

También iniciar el monitoreo continuo a los ríos, quebradas y demás afluentes hídricos del departamento.

Así como drenaje de canales, estabilización de taludes donde estén identificadas la presencia de erosión fluvial, para así evitar que ante crecientes súbitas se presenten inundaciones en zonas de laderas.

Aldrin Pinedo, director de la Gestión de Riesgo explicó que la transición entre periodo seco y húmedo propicia condiciones favorables para la ocurrencia de vendavales.

Es por esto que primordialmente se recomienda identificar las infraestructuras vulnerables ante este tipo de eventos, para así tomar las medidas pertinentes para su mantenimiento y protección.

Con respecto al sector agropecuario, las precipitaciones pueden alcanzar valores que saturen los suelos y afecten cultivos que no requieren grandes cantidades de agua.

Al igual que las zonas donde se sitúen algunos animales, por lo tanto, se recomienda estar atentos a los pronósticos diarios que se emiten en las redes de la dependencia y del Ideam, para así tomar las medidas correctas oportunas.

En caso de que la cantidad de agua precipitada por las lluvias supere la capacidad del alcantarillado pluvial, recomiendan a las empresas públicas de aseo, a las alcaldías y a la población mantener las vías y los canales de drenaje en condiciones adecuadas para evitar estancamientos y posibles inundaciones en los centros urbanos y rurales.

El estancamiento de aguas lluvias puede generar propagación de vectores y posibles afectaciones a la salud.

Recomendó evitar estos eventos y estar atentos a las brigadas de salud con el fin de prevenir enfermedades en la población.