ESTILO DE VIDA

Quilofagia, el hábito que arruina tus labios

Quilofagia, el hábito que arruina tus labios.

Si sueles morderte los labios de manera constante, puedes sufrir de quilofagia, un tic nervioso que se convierte en hábito y puede hacer que los labios desmejoren.

Todos podemos mordernos los labios en determinadas situaciones, como nerviosismo o timidez, pero si se hace de manera inconsciente, entonces sí puede surgir la quilofagia.

Son varias las consecuencias que pueden surgir de este problema porque a la larga puede dañar los labios:

  • Labios agrietados y secos
  • Mal olor
  • Afectación en el desarrollo óseo
  • Lesiones en mucosa y labios
  • Úlceras
  • Fibromas y quistes de retención

En niños, tales hábitos pueden deformar los dientes cuando se mantienen por largos períodos de tiempo.

Mientras que también están relacionados con los trastornos en el lenguaje y en el desarrollo físico y emocional.

Si creemos que no hay manera de superar este problema, quizás tengamos que preguntar al médico o bien al especialista como el dermatólogo u odontólogo.

Por otro lado si se sospecha que es un tema psicológico entonces ponernos en manos de especialistas para tratar la causa directa de este mal hábito.

Quilofagia, el hábito que arruina tus labios, te dejamos algunas soluciones para evitar que los labios se dañen como consecuencia de la quilofagia mientras consultas con una persona especializada:

  • Usar protector solar en los labios; en el caso de las mujeres, mantenerlos pintados.
  • No sacar los ‘cueritos’ de los labios.
  • No mojarse los labios con saliva.
  • Utilizar aparatología para corregir maloclusiones.
  • La ayuda psicológica también puede contribuir, al crear conciencia sobre el problema y tomar medidas para evitarlo.

TAMBIÉN PUEDES LEER: ¿TE GUSTARÍA SABER SI SUFRES DE TRASTORNO OBSESIVO COMPULSIVO?

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.