La Vanguardia

En 2017 la aplicación FaceApp tuvo su minuto de gloria gracias a una función que permitía aplicar filtros para emular diferentes etnias.

Pero en pocas horas tuvo que retirarse por ser acusada de racismo.

En los últimos días se ha convertido en la app del momento luego de la enorme mejora en la capacidad de ese filtro que permite al usuario «transformar» el rostro de una persona y ver cómo luciría en la vejez.

En Facebook, Instagram y Twitter han aparecido cientos de imágenes de usuarios de este filtro, así como de personajes conocidos, como políticos y futbolistas, con un aspecto de 70 u 80 años.

Tal como ocurrió con el filtro de Snapchat que mostraba cómo luciría una persona si fuera del sexo opuesto, FaceApp ha generado mucho entretenimiento.

¿Qué tan recomendable es ceder a la aplicación información personal, como la que se incluye en fotos del rostro?

El servicio requiere de dar permiso al carrete de fotografías alojado en el dispositivo. ¿Está en peligro la privacidad de sus usuarios?

La App asegura que guarda todo el contenido generado por los usuarios, aunque promete que no lo vende a terceros sin el consentimiento del usuario.

Frente a las dudas que despierta su servicio, la compañía emitió un comunicado en el que ofrece más detalles sobre cómo funciona y qué tipo de información recolecta.

Las cláusulas establecen de una manera bastante superficial que los usuarios le otorgan a FaceApp una “licencia perpetua, irrevocable, no exclusiva, totalmente pagada y con licencia transferible” para “usar, reproducir, modificar, publicar, traducir, realizar públicamente y mostrar” los resultados obtenidos.

“Cuando publicas o compartes contenido de usuario en nuestros servicios, cualquier información asociada como el nombre de usuario, ubicación o foto de perfil serán visibles al público”, dice el texto legal.

¿Qué datos recopila FaceApp?

La aplicación señala que puede recopilar «contenido del usuario (por ejemplo, fotos y otros materiales) que publica a través del servicio».

La app también realiza un «monitoreo» de la actividad del usuario.

Esto incluye «las páginas web que visita» y su ubicación, y recopila «metadatos» sobre cómo interactúa el usuario con el servicio.

Pero un aspecto que analistas han resaltado es que FaceApp indica que puede llevar la información a una jurisdicción diferente a la del país donde esté el usuario.

Los expertos creen que el problema adicional de este tipo de aplicaciones divertidas es que al final se le entrega demasiados datos personales.

¿Qué dice FaceApp?

FaceApp emitió un comunicado que fue difundido por el portal TechCrunch.

La compañía afirma que solo utiliza las fotos que el usuario quiera editar. «Nunca transferimos ninguna otra imagen desde el teléfono a la nube».

Dice que aunque las fotos pueden ser almacenadas en la nube, «la mayoría son borradas de nuestros servidores 48 horas después de que se hayan subido».

FaceApp también sostiene que acepta las solicitudes de los usuarios que quieran que sus datos sean removidos de sus servidores.

La compañía explica que la app se puede utilizar sin necesidad de registrarse y que el 99% de los usuarios la utilizan de esa manera.

Por eso, afirma que no tienen «acceso a ninguna información con la cual se pueda identificar a una persona».

Finalmente, FaceApp dice que no «vende ni comparte ninguna información de sus usuarios con terceros».

«Y que aunque su equipo de desarrollo está ubicado en Rusia, la información del usuario no se transfiere a Rusia».

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.