Los juegos infantiles con los que crecimos los cordobeses

Cuando se está en tierras lejanas, se adoptan nuevos vocablos, costumbres y formas de ver lo que pasa a tu alrededor, las razones son muchas: por la proximidad del contexto en el que te debes desenvolver, por la crianza diferente a la que se da de dónde vienes… y si no estás lejos de casa, y las cosas cambian y no eran como antes, se debe al avance de la modernidad, lo que transforma por completo un estilo de vida inolvidable, para traer otro ritmo de vida, en la que la diversión ya no es tan sana.

Les pregunto a ustedes queridos lectores ¿Con qué juegos crecieron y se divertían sanamente? Sus respuestas serán infinitas. Los niños de hoy en día ya no juegan con sus vecinos, lo peor del caso, ni con sus hermanos, los juegos de la actualidad en su mayoría son individuales, y todos con alcances tecnológicos.

Los juegos infantiles tradicionales se han perdido, los cuales se realizan sin ayuda de juguetes tecnológicamente complejos, sino con el propio cuerpo o con recursos fácilmente disponibles en la naturaleza u objetos caseros.

juegos para niños

Lina Tordecilla, escribió para este medio un artículo similar a este, en el que decía: “Con el pasar de los años, la etapa de la infancia ya no se vive de la misma forma. Hace algunos años, cuando se era niño, las horas de tareas se hacían eternas porque el deseo de salir a jugar con los amigos del barrio era mucho más grande que los deseos de estudiar. Todo el día se iba mientras llegaba el momento de salir a la calle”.

Para recordar nuestra infancia, he recopilado algunos juegos infantiles con los que no solo los cordobeses crecimos, sino gran parte de este país.

  1. La lleva: un clásico juego que requería de mucha velocidad y de rendimiento físico, donde se tenía una base, un niño se quedaba con la lleva, tenía que correr para pegársela a otro jugador, el que tocaba la base, estaba a salvo, en esta descansaba para luego volver a correr, el que se dejara tocar, se la quedaba y quien la pegaba gritaba “la lleva”. 

En este juego, siempre la lleva, la tenía el que menos corría, y cuando el más grande y veloz la tenía, la base permanecía llena, de lo contrario nadie la pisaba.  En este juego, de tanto correr, sí que hubo rodillas peladas.

juegos niños

  1. El puente está quebrado: este juego también conocido como “que pase el rey”. No faltaba en las salidas a recreo de los colegios o en las reuniones de juegos con los vecinos o primos. Hay dos bandos, uno representa el sol y el otro la luna, los cuales eran los niños más grandes y fuertes, quiénes se tomaban de las manos, mientras una hilera del resto de jugadores pasaba por debajo de sus manos, cantando “el puente está quebrado con que lo curaremos con cascara de huevo” o sino entonaban “que pase el rey, quien quiera pasar…” hasta atrapar a un niño de la hilera y preguntarle en secreto para donde quería ir, para la luna o para el sol, la identidad de estos astros era secreta, ya repartido los niños, se procedía halar con fuerza y el equipo que pasara una línea en el suelo, perdía. 
  1. Cabalongas: en mi tierra natal, ha este juego se le conoce como “chitchat” ya que así, es el sonido que emiten las piezas de plásticos al tirarlas sobre el piso. En los corredores de las casas y de los salones de clases, se jugaba, eran 12 piezas de plásticos y una bolita de caucho.

calabongas

Recuerdo que los niños que no tenían este juego, improvisaban con 12 piedritas y una bolita de plástico de las que traen los desodorantes de rollón. Era un juego exclusivo de niña, aunque, uno que otro niño se colaba y jugaba también, además, era un juego que, según nuestros padres, eran “empautado” es decir, que, si se jugaba mucho y muy tarde en la noche, se escuchaba el sonido de la bolita debajo de la cama. ¿Tu la escuchaste? 

  1. El congela’o: un juego infantil de velocidad, consistía en congelar al otro compañero con solo tocarlo y gritar “congelao”, el niño congelado quedaba inmovilizado y el otro, lo vigilaba para que no se lo descongelaran.

El niño que congelaba tenía que tener agilidad para congelar al resto y no dejar descongelar a los demás, es decir, que nunca se terminaba el juego, hasta que el congelador se cansara.

el+jimmy+juegos+infantiles+monteria+cordoba

  1. El fusila’o: ¿Cuántos de ustedes no salieron llorando porque los balonazos que les daban en la espada eran fuertes? En este juego, siempre se formaban, como diría mi mamá “unas peloteras”, no precisamente las de los balonazos recibidos, si no la de las peleas, ya que la teja caía en raya, decíamos “siempre me la tiran a mí”.
  1. La gallina ciega:  no alcanzo a recordar cuantas veces se burlaron de mí, porque con esa tela en los ojos, me daba mis estrellones ¡Nadie me avisaba! Este sí que es clásico.
  1. Las vacas de totumo: niño que creció en el campo, tuvo su corral de vacas de totumos con patas de palo, un juego que representa nuestra tierra ganadera. Yo tuve más de 100 cabezas de ganado, y las encerraba al son del galope de mi caballo de palo, exactamente de una rama verde del árbol de Matarraton.

juegos+infantiles+el+escondido+monteria+cordoba+rio+sinuEl escondido: no hay mejor descripción para este juego, que la que hace Lina Tordecilla: “Este es tal vez el más popular y el más jugado de todos. Donde “el que se las queda” tiene que contar hasta un número acordado con anterioridad por todos, mientras los demás deben buscar un buen escondite y poder llegar a la base sin ser encontrados al término del conteo. El primero en ser encontrado, o que no alcance a tocar la base antes que el que se las queda, va a ser el encargado de contar en la siguiente partida. Y si nadie fue encontrado, entonces se las vuelve a quedar el que ya estaba”.

El juego era más divertido si era de noche, ya que, era más difícil de encontrar a los jugadores, además, si había una niña que nos gustaba, aprovechábamos para darnos piquitos ¿Cuántos piquitos no dieron ustedes con este clásico juego? Como olvidar aquellos tiempos de mi infancia.

¿Cuéntanos con que juegos infantiles te divertiste?

Escrito por Maicol Medrano para La guía de Montería @elpoeta513
Escrito por Maicol Medrano para La guía de Montería @elpoeta513

 

 

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.