El cigarrillo electrónico, es un sistema electrónico inhalador diseñado en su origen para simular y sustituir el consumo de tabaco.

También puede ser usado por personas que no fuman.

Los cigarrillos electrónicos están disponibles en muchas formas y tamaños.

Aunque los cigarrillos electrónicos no contienen tabaco, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) los clasifica como productos de «tabaco».

Estos cigarrillos incluyen una batería que enciende el dispositivo, un elemento de calor que calienta el e-líquido y lo convierte en un vapor, un cartucho o un tanque que contiene el e-líquido, y una boquilla o abertura utilizada para inhalar el vapor.

Aunque parezcan más sanos que fumar cigarrillos normales, existen complicaciones que se ignoran al momento de usarlos.

Hoy en día se encuentra en el mercado estos “cigarrillos” de diversos colores, sabores y aromas.

Esta es una práctica que cada vez toma más fuerza, sobre todo en los jóvenes.

Sin embargo la Organización mundial de la salud ha advertido de los riesgos, a pesar de que se cree que disminuye los efectos negativos en la salud.

Pilar Amado, médica de la Universidad de la Salle explica que: «los cigarrillos electrónicos tienen sustancias como el glicerol, nicotina y otras sustancias químicas que cuando llegan al cuerpo, al tú respirarlas se van acumulando con el tiempo».

“El hecho de que sea una forma más divertida, más social, más casual, más juvenil, de “fumar”, no significa que sirva para dejar el tabaco o evitar su consumo”, afirma la Doctora Amado.

La Organización Mundial de la Salud también nos advierte que los componentes causan graves consecuencias a largo plazo para el desarrollo cerebral.

Por su parte, La Sociedad Americana Contra El Cáncer está muy al pendiente de las nuevas investigaciones sobre los efectos del uso de los cigarrillos electrónicos y otros nuevos productos de tabaco.

Los cigarrillos electrónicos siguen siendo bastante nuevos.

Se necesita más investigación durante un período de tiempo más prolongado para saber cuáles pueden ser los efectos a largo plazo.

Ningún joven debería usar cigarrillos electrónicos ya que estos contienen nicotina adictiva.

Hay evidencia que indica que la nicotina causa daño al desarrollo cerebral de los adolescentes.

Los científicos todavía están aprendiendo acerca de cómo los cigarrillos electrónicos afectan la salud cuando se utilizan durante mucho tiempo.

Es importante saber que el vapor del cigarrillo electrónico contiene algunos químicos causantes del cáncer.

Aunque en cantidades significativamente más bajas que en el humo del cigarrillo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.