El día de ayer se realizó el Encuentro sobre músicas Locales y Regionales “El Bullerengue”.

El Banco de la República a través de su espacio académico, y por medio de conferencias, busca acercar a la comunidad cordobesa a experiencias de formación y disfrute de la música a través del conocimiento de las músicas locales y regionales.

En esta ocasión el turno fue para el bullerengue.

El bullerengue es un género musical y danza de la Costa Caribe de Colombia, ejecutado principalmente por los descendientes de los cimarrones que habitaron San Basilio de Palenque.

El bullerengue se caracteriza por ser un baile cantado, cuya danza es de mujeres solamente.

En sus inicios los esclavos fugados utilizaban tambores hembra y llamador, a través de la bulla de tambores y palmas también celebraban su libertad.

A pesar de que los ritmos tradicionales de la costa se aprenden, estos no se enseñaban, solo hasta hace algunos años con la creación de festivales y escuelas de música tradicional.

Según las viejas cantadoras y tamboreros, ellos aprendieron con un familiar muy cercano o un amigo, que a su vez aprendió de otro familiar u otro amigo, por eso podemos ver que estos músicos son fruto de una larga herencia musical, donde esta se socializa constantemente.

Cantadoras, bailadoras y tamboreros nunca dejan de aprender y solo cuando son veteranos son realmente reconocidos dentro de la comunidad como buenos bullerengueros.

El conjunto rítmico del bullerengue está compuesto por:

El bullerengue sentao: con un reposo instrumental apto para que las cantadoras entonen largas y líricas frases, explotando si se quiere las entonaciones y registros; algunos con un sentido dramático de la vida.

La chalupa: maneja un tiempo rápido, ágil y apto para jolgorios, en donde el alegre soporta la estructura rítmica y es figura preponderante, mientras que la cantadora ‘construye’ versos más cortos.

El pajarito, fandango o porro: utiliza las onomatopeyas con la cantadora en un formato similar al sentao codificados en una métrica ternaria.

Es una variante rítmica ágil para que se luzcan los bailarines.  

Instrumentos

  • Tambor llamador (macho).
  • Tambor alegre (hembra).
  • Palmas y tablas (o gallitos).

El ritmo es bien marcado, autónomo, netamente africano, ejecutado por tambores.

Las jóvenes salen al patio en fila, palmoteando con las manos en alto, a paso corto, similar al de la cumbia y en posición erguida.

La música incluye un tambor hembra o tambor alegre acompañado de un tambor macho o llamador que lleva el ritmo.

También una totuma con un plato de loza quebrado en su interior y las palmas del coro que acompañan la música.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.