Carlos Enrique Arias fue elegido por la Fundación Compartir como el mejor profesor del país.

Su proyecto en Montelíbano (Córboba) fue seleccionado entre miles de iniciativas por su novedad pedagógica y su impacto en los estudiantes.

Carlos Enrique Arias, es profesor de la Institución Educativa San Antonio María Claret de Montelíbano.

Se llevó el galardón por su proyecto “Aula investigadora: la investigación como un proceso de lectoescritura y lectoescritura como herramienta fundamental de la investigación”.

Este proyecto de investigación con los estudiantes comienza en 9 y termina en 11.

En estos tres años de trabajo aprenden competencias para que construyan conocimientos propios.

Además, tiene como propósito general la capacidad de búsqueda y al tiempo enseñarles distintas herramientas TIC.

El docente Carlos Arias destacó que: “Antes de empezar con ese proyecto, la mayoría de mis estudiantes se graduaban y no querían saber nada de la educación superior: se casaban jóvenes, se embarazaban jóvenes, se metían en grupos armados o en el negocio del narcotráfico”.

Antes de que el profesor Carlos Enrique Arias empezara el proyecto “Aula investigadora…”, el 80 % de los estudiantes que se graduaban del colegio San Antonio María Claret, en Montelíbano (Córdoba), no entraba a la educación superior.

Hoy, casi 15 años después del primer piloto, el 94 % de los egresados estudian un programa técnico, tecnológico o una carrera profesional.

Estos resultados, sorprendentes en un municipio abandonado por el Estado y golpeado por la violencia, demuestran que los proyectos de investigación que realizan los estudiantes en los últimos años de bachillerato transforman su mentalidad y son una herramienta clave para mejorar su calidad de vida.

Los jurados del premio reconocieron que con cada investigación liderada por Arias se evidencia que sus estudiantes se fortalecen en competencias comunicativas básicas como:

Lectura

Escritura

Oralidad

Pensamiento crítico

Respeto por la diferencia.

La idea, dice Arias, es que los proyectos de investigación surjan de las necesidades, los intereses, los problemas o las expectativas del estudiante.

“Desechamos la clase tradicional, en la que el maestro enseña y los estudiantes aprenden, y empezamos a aplicar los conceptos y las tesis de Paulo Freire y Marco Raúl Mejía.”

La educación debe ser una negociación cultural, una transacción de significaciones en la que hay que valorar el diálogo de saberes, incluidos los preconceptos de los estudiantes.

El Gran Maestro, además de la estatuilla dorada y 50 millones otorgados por la Fundación Compartir, recibió un viaje académico a un país Iberoamericano concedido por la Fundación Carolina.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.