El rompimiento amoroso suele ser una experiencia triste y complicada para los involucrados, y a pesar de que muchos consideran que las mujeres son las más afectadas, una investigación reciente parece demostrar lo contrario.

Un estudio sobre el impacto emocional y físico durante la ruptura amorosa, realizado por la Universidad de Binghamton de Nueva York y el University College de Londres, publicado en la revista Evolutionary Behavioural Sciences, concluyó que las mujeres sienten más dolor que los hombres, pero también una capacidad de recuperación mucho mayor.

Además, esta experiencia les permite volverse emocionalmente más fuertes.

Por su parte, los hombres al principio de la separación sufren menos. Sin embargo, tienden a no recuperarse totalmente.

Los psicólogos Gary Lewandowski y Nicole Bizzoco, de la Universidad de Nueva Jersey, en EE. UU., lo han concretado en una investigación. El 71 % de los encuestados cifró en tres meses el tiempo necesario para superar una ruptura.

Uno de los factores más importantes es el papel que desempaña cada integrante de la pareja.

El que toma la iniciativa de dejarlo ha ido asumiendo la nueva situación, mientras que el otro puede no tener ni idea de lo que va a suceder.

La psicóloga María Pacheco comenta que el nivel de implicación, apego y compromiso que se tengan también pueden ser determinantes para evaluar quién sobrellevará mejor el proceso

En la “terminada”, ¿quién toma la iniciativa de terminar con la relación?. Ellas son más decididas.

Michael Rosenfeld, de la Universidad de Stanford, realizó un estudio con 2.262 adultos y encontró que el 69 % de las mujeres inició el proceso, frente al 31 % de los hombres. En el mismo estudio se observó que la iniciativa correspondía a ambos sexos cuando se trataba de relaciones no maritales.

Según la neuropsicóloga Nury Lugo, en un estudio hecho por El Heraldo, a las mujeres al principio de la separación les da muy duro, pero la capacidad de racionalizar del cerebro femenino es mayor, por esto se supera paulatinamente.

Por el contrario, los hombres al principio niegan la situación, piensan que no ha pasado nada y que lo van a superar, pero poco a poco empiezan a sentir el vacío de la otra persona.

También les llega la sensación de culpa por lo que hayan podido generar o por lo que desencadenara el rompimiento.

Afirman los estudios que tanto hombres como mujeres sienten por igual, y manifiestan los mismos tipos de emociones.

Pero a diferencia de ellas, ellos no suelen expresar sus emociones verbalmente, sino a través de la acción.

Algunas investigaciones apuntan que en situaciones críticas como una separación, el cerebro masculino llega a generar sustancias químicas no demasiado beneficiosas.

Lo más importante, es que las rupturas amorosas no han de ser un drama, ni nos las debemos tomar como tal.

Dejar de estar con la persona inadecuada o en una experiencia sentimental dolorosa es un signo de inteligencia emocional.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.