Lo que ocurre en tu cuerpo cuando no duermes lo suficiente

Lo que ocurre en tu cuerpo cuando no duermes lo suficiente.

Numerosos estudios han demostrado que obtener entre ocho y nueve horas de sueño durante la noche es la mejor crema anti-envejecimiento que una persona podría ‘aplicar’ durante su vida.

Pero no solo el aspecto físico se ve afectado por la falta de sueño.

La memoria, los reflejos, el sistema reproductivo e incluso las células que combaten el cáncer pueden perjudicarse en tan solo una noche sin dormir lo suficiente.

Conoce lo que ocurre en tu cuerpo cuando no duermes lo suficiente:

Aumento de peso

La falta de sueño la han asociado con el aumento de peso en todas las revistas de salud que existen.

Nuevos estudios demuestran que el dejar de dormir crea una respuesta más fuerte a la comida chatarra en la parte del cerebro que controla la motivación para comer.

El no dormir también reduce la actividad en la parte del cerebro que es responsable por evaluar las consecuencias de una posible decisión.

Aletargamiento del proceso de pensamiento

Te pone menos alerta, te cuesta más concentrarte, razonar y resolver problemas de manera efectiva.

También afecta tu memoria a corto plazo, razón por la cual cada vez te cuesta más acordarte de dónde dejaste las llaves.

Problemas en la piel

Al no dormir, generas más cortisol (la hormona del estrés) y esto produce un cese en la producción de colágeno, que es la proteína responsable de mantener la piel suavecita, de ahí la llegada de ojeras, hinchazón, líneas de expresión y arrugas.

Enfermedades crónicas

La falta de sueño puede aumentar el riesgo de desarrollar enfermedades crónicas como problemas del corazón, aneurismas, diabetes del tipo 2 y alta presión arterial.

Desórdenes en el ánimo

Te despiertas irritable y, a largo plazo, te pueden dar depresiones fuertes y ansiedad constante.

Menor esperanza de vida

Según varios estudios, dormir menos de 5 horas por noche aumenta el riesgo de mortalidad en un 15 %.

Lo peor es que estos efectos son acumulativos, no existe un punto en el que sientas que llegaste a un techo y tengas la necesidad de retomar tus viejos hábitos de sueño, pero alguien que constantemente duerme menos de lo que debe, puede llegar al punto de decir que no le afecta.

Y no porque ya no le haga falta dormir, sino porque se acostumbran a los síntomas y no se dan cuenta del efecto negativo que producen en su cuerpo y mente.