Unas de las zonas del cuerpo que más frustran a las personas que realizan ejercicios es la zona abdominal.

La posibilidad de lograr abdominales perfectos se ve más lejos con el paso de los años.

Ya sea porque estamos muy ocupados para tener la dedicación de un deportista, o porque la creencia de que es imposible lograrlos se impone sobre la fuerza de voluntad.

La Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard descubrió que hay una alternativa más eficiente: los core exercises, o ejercicio para el núcleo.

Es decir, aquellos que se ocupan de los músculos del abdomen, la parte inferior de la espalda y la pelvis.

Según los expertos de Harvard, al acondicionar el núcleo se mejora la postura, “lo que contribuye a una apariencia más recortada”.

Esto es posible con planchas o planks, un ejercicio cada vez más popular entre entusiastas del fitness.

Para hacerlo, es necesario acostarse boca abajo, elevarse apoyándose en los antebrazos hasta tener un ángulo próximo a los 90 grados y tener la espalda recta.

El cuerpo debe formar una línea recta: desde la cabeza hasta la punta de los pies.

Las piernas deben ir rectas y alineadas.

Una vez lograda esta posición debe permanecer quieto por un minuto o dos, con el paso de los días puede ir aumentando la duración.

Para aquellos que están empezando a ejercitarse el tiempo inicial puede ser de 30 segundos e ir aumentando.

Este ejercicio involucra varias zonas del cuerpo por lo que se ejercita el abdomen, la espalda y los glúteos en conjunto.

Con ello se regula el tejido adiposo hasta eliminar la grasa acumulada que impide que los abdominales se marquen.

La diferencia de la plancha con los abdominales tradicionales es que se logran ejercitar varias zonas musculares al mismo tiempo.

Además de lograr la famosa chocolatina, los core exercise sirven mejorar la postura del cuerpo.

Para variarle un poquito y aumentar la intensidad de tus rutinas, prueba las opciones que te presentamos a continuación:

Plancha lateral

En posición de lado, con el codo apoyado por debajo del hombro y los dos pies juntos.

Separa el cuerpo del suelo e intenta formar una línea recta con el cuerpo, de la cabeza a los pies.

Extiende el brazo arriba

Plancha lateral con elevaciones de cadera

Recostada de lado en una colchoneta y un apoyo para los pies, apoya tu antebrazo e impúlsate para subir la cadera arriba. Vuelve a bajar y repite el ejercicio.

 

‘Navaja’

En la posición de plancha, flexiona las caderas (sin flexionar las rodillas), levantando los glúteos lo más posible de manera controlada.

Vuelve a la posición inicial.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.