¿Conoces a Chana y Sebastiana o a el Pita Jalá?

“El lenguaje debe ser universal”, expresan algunos escritores en libros filosóficos y literatos.  Desde una perspectiva subjetiva, considero que se debe replantear esa expresión, ya que, si hablamos de códigos o conocimientos colectivos de lenguajes regionales, donde los que habitan un determinado lugar, se expresan con un lenguaje que ellos solo decodifican, en ese caso no es universal.

En Colombia, por ejemplo, cada región del país maneja códigos lingüísticos diferentes y quienes conocen sus significados, son aquellos que conviven en dicha región. Cada rincón de Colombia y del mundo, poseen en sus culturas: expresiones, aforismos, dichos, adivinanzas, cuentos, leyendas, mitos y personajes que hacen parte de la tradición oral de los pueblos.

En artículos anteriores, relacionados con la temática cultural regional, he tenido la oportunidad de escribir sobre palabras, expresiones, anhelos, adivinanzas, enfermedades que solo un costeño o un cordobés pueden identificar. Estos con el fin de resaltar nuestra riqueza lingüística cultural.

60 expresiones cordobesas

El turno hoy, es para aquellos personajes que solo los cordobeses, escuchan y pronuncian, sin saber quiénes son o quienes han sido. Así como lo son para los griegos: Aquiles, Héctor, Elena de Troya, Agamenón, Paris, Patroclo, entre otros, aquí en Córdoba tenemos un sinfín de personajes presentes en las expresiones que evocamos a diario en nuestra vida cotidiana, he recopilado 13 de ellos, entre los que están:

  1. Antonia: de seguro la escucharas en la expresión “Y Antonia ¿Ahora quién la peina? Yo me he preguntado ¿Quién es ella? ¿Por qué la expresión? ¿Pasaba espelucada? Una vez, en un encuentro con un amigo mexicano, no recuerdo la situación por la que lancé esa frase, y me pregunta “¿Buscas un salón de belleza para tu novia o hermana?”, pueden imaginarse como poder explicarle al joven, que hace referencia a una expresión para referirse a cómo solucionar un problema o situación.
  1. Vicente: este personaje no se sabe si es gemelo o si son dos diferentes con el mismo nombre, uno “¿Para dónde va Vicente? Para donde va la gente”, este hombre como que no sabe cuál camino coger, y solo hace lo que los demás hacen. El otro Vicente, es como un salvador de niños, o como un Morfeo (Dios del sueño) cordobés, ya que ayuda a los niños a conciliar el sueño, ese nombre suena en las canciones de cuna de los cordobeses “Duérmase niño que viene la zorra pelá, el viejo Vicente con agua caliente que la va a pelá”.
  1. Las Novias de Barranca: creo que ustedes lectores, al igual que yo, se han preguntado ¿Quiénes eran esas novias, y por qué las dejaron plantadas y alborotadas? Nadie me ha podido dar respuesta a esa incógnita. En nuestro departamento y en todos los de la región Caribe, a cualquiera que dejen esperando, plantado o como dicen por allí “viendo un chispero”, siempre nos compararan con las dichosas novias de barranca.
  1. Nicolás: este personaje no es San Nicolás o Santa Claus como le llaman los gringos a Papá Noel, este hombre, es aquel que nos mencionan cuando estamos en una casa, que no es la nuestra, nos brindan comida y apenas terminamos de comer, decimos “estuvo deliciosa la comida, pero tengo que irme” y de una nos lanzan la expresión “Nicolás ya comiste ya te vas, dale la vuelta a tu corral” como queriéndonos decir ¡solo estabas esperando la comida!
  1. La Escopeta de Cirilo: este personaje no lo registran los historiadores en ningún campo de batalla como prócer de ninguna independencia, pero al parecer fue alguien al que no se le podía decir nada, porque tomaba tu escopeta y levantaba a plomo a todo el mundo. Recuerdo que, en la infancia, cuando peleaba con mi hermana, y me preguntaban la razón de la pelea, reaccionaba agresivo y parecía un loro mojado, entonces mi madre me decía: “Muchacho pareces la escopeta de Cirilo”.
  1. El Pita Jalá: este sí que lo han escuchado, es como el Clark Kent cordobés, pero muy débil porque no puede con nada. Cuando vamos a levantar algo pesado, o cuando un problema es difícil de resolver decimos “No te salva ni el Pita Jalá” “Eso no lo carga ni el Pita Jalá”.
  1. Las Mancas de Lida: Todos hemos pasado por una situación en la que nada nos sale bien, todo nos sale al revés, y es cuando nos comparan con esas señoras que me imagino, eran más saladas que el agua del mar, y para rematar mancas. Así que cuando las cosas les salgan patas para arriba, alguien que sea de este departamento, les dirán “Eres más salao que las Mancas de Lida”.
  1. El Loco Lile: de ningún manicomio se ha escapado, tampoco tiene familia, nos podemos imaginar que quizás, fue algún hombre llamado así y que por alguna situación terminó loco, tirando piedra y hablando barbaridades, aducimos eso porque a todo aquel que tiene sus cinco sentidos sanos, se pone hablar o a tirar piedra le decimos “¡Ahora sí! Te pareces al Loco Lile”.
  1. Francisco: este hombre como que era mamador de gallo, o como se dice popularmente “hablador de tusa”, por tal razón cuando molestas mucho o haces bromas pesadas, es seguro que te dirán “Uso, Francisco, déjate de cacorrá”.
  1. La Vieja Inés: ¡De esta sí que me acuerdo! Todos en nuestra infancia jugamos “busca la cinta”, en la que se esconde una cinta de un color y alguien tiene que adivinarla, simulando la llegada a una casa y empezar a adivinar dicho color. Se juega así:

Visitante: Tun tun

Miembros de la casa: ¿Quién es?

Visitante: La Vieja Inés

Miembros de la casa: ¿Qué buscas?

Visitante: Una cinta

Miembros de la casa: ¿De qué color?

Y así hasta dar con el color, pero será que no hay otra persona con otro nombre, no puede ser la Vieja María o el Viejo Juan, ¿Por qué la  Vieja Inés? Otra incógnita sin resolver.

  1. Mano Peyo: otro personaje cordobés sin registros heroicos, pero con registros en nuestra tradición oral, lo hemos escuchado cuando nos proponemos una meta, un reto y la idea es terminarlo a toda costa, o cuando se hace el lanzamiento de cualquier evento, el cual no tiene revocatoria ni cambios de fechas, entonces decimos: “De que va, va, dijo Mano Peyo”.
  1. Chana y Sebastiana: estas dos mujeres son solo apariencias y engaños, puesto que, al hacer algo extraordinario (según quien lo haga) no lo es, porque ya, alguien lo había realizado y no es novedoso, es allí cuando decimos con ira o sarcasmo “lo mismo Chana que Sebastiana”. O simplemente las cosas te dan igual que otra.
  1. Moñito: ese hombre y nombres es sinónimo de mentira, sería el más embustero, nadie le creía. Esta interpretación se hace a raíz de escuchar “Como no Moñito”, ya sea porque la persona tiene referencias de ser mentirosa o es una situación difícil de creer.

¿Cuéntanos que otros personajes como estos conoces?

Escrito por Maicol Medrano para La guía de Montería @elpoeta513
Escrito por Maicol Medrano para La guía de Montería @elpoeta513

 

 

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.