Es normal que los niños se enojen, se peleen e incluso se insulten.

Este tipo de conducta, a pesar de que no están bien y no deben ser justificadas no se deben confundir con el bullying.

Para hablar de bullying, tiene que haber un acoso continuo de un niño hacia otro.

No se trata de una pelea puntual, normalmente el agresor tiene un comportamiento provocador y de intimidación permanente.

El acoso escolar se trata en su mayoría, de un acoso invisible para los adultos, los profesores difícilmente tendrán conocimiento de lo que está sucediendo a través de los padres.

El agresor acosa a la víctima en los baños, en los pasillos, en la zona de comidas o en el patio.

En algunas ocasiones, el acoso sobrepasa las paredes del colegio, y por medio del teléfono también atacan al niño.

Es importante que los padres mantengan una comunicación abierta y positiva con sus hijos y con el colegio.

De esta forma se consigue que los niños se sientan más seguros y puedan contar lo que les está pasando.

Algunas señales que presentan los niños que son víctimas de abuso son:
  • Cambios en su comportamiento
  • Cambios en los hábitos alimenticios: dejan de comer o suelen comer de más
  • Les cuesta más dormir o tienen pesadillas
  • Cambios de humor: tristeza o irritabilidad
  • Presentan señales físicas: una alerta es que aparezcan golpes, rasguños, de forma frecuente y diga que se cayó
  • Frecuentemente tienen dolor de cabeza o estómago sin razón aparente
  • Manifiestan continuamente que no quieren asistir al colegio
  • No quiere relacionarse con sus compañeros y quiere que lo acompañen a la entrada y salida del colegio
  • El niño pierde interés poco a poco por los estudios, le falta atención y concentración

Si detecta que su hijo es víctima de acoso, lo primero que se debe hacer es no culparlo de la situación.

Es importante que el niño se sienta seguro y confiado en su casa, que sienta que hay un clima de confianza donde pueda desahogarse y contar lo que le pasa.

Algo importante que también se debe hacer es hablar con el colegio, en ocasiones pueden no tener conocimiento de lo que sucede porque las agresiones se llevan a cabo en ausencia de los adultos.

Es importante que el niño aprenda a expresarse, que sea capaz de decir lo que quiere o lo que no y lo que piensa sin intentar imponerlo a los demás.

Es fundamental que sepa que su opinión es importante, al igual que la de los demás.

Y lo más importante es que sepa que no está solo y puede pedir ayuda.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.