Lo que no nos enseñaron de las princesas de Disney

Monteria

“Las princesas no existen, son tan solo un símbolo equivoco del ideal femenino”

Lo que no nos enseñaron de las princesas de Disney

El 16 de Octubre de 1923 Roy Disney se trazó como objetivo ser una compañía de medios de comunicación y entretenimiento del mundo, con el paso del tiempo esta organización es considerada uno de los estudios más lucrativos de Hollywood.

Esta asociación creó  la franquicia de las Princesas de Disney a finales de los años 1990, aunque no todas las protagonistas pertenecen a los miembros de la franquicia.

Blancanieves, Cenicienta, Aurora, Ariel, Bella, Jasmín, Pocahontas, Tiana, Mulan, Rapunzel,Mérida, Elsa y Anna.

Estas hermosas damas, representan historias de sufrimiento que acabarán cuando conozcan el amor verdadero.

Si alguna vez vieron las animaciones en su infancia y hoy no las recuerdan con totalidad, en este artículo se realizará un conteo de las princesas más representativas  y lo que contiene cada una de ellas en su fantástico, ilusorio y esperanzador mundo.

AURORA: animalista y encantadora, pero tras el hechizo de una bruja, en su adolescencia queda dormida para siempre hasta que llegue el beso de su verdadero amor.

RAPUNZEL: amante del arte, esta bella princesa sueña con salir de la torre en donde vive,  por eso se pregunta cada día como sería el mundo fuera de su encierro y para eso necesita un príncipe que la rescate y vivan juntos la alegría de descubrir lo desconocido.

BLANCA NIEVES: Dulce e inocente, disfruta la limpieza y la cocina mientras espera a su príncipe.

CENICIENTA: tierna, amorosa y dedicada a las tareas del hogar ya que su cruel madrastra, Lady Tremaine, y a sus envidiosas hermanastras Anastasia y Drizella. la tratan muy mal, pero ella tiene suficiente fortaleza para mantenerse fiel a sus sueños de que algún día conocerá un hombre que la tratará como una princesa.

Cada una contempla su personalidad, su propia historia, dificultades, pasado y presente pero ¿Qué tienen en común? Unas no nacieron princesas pero finalmente todas lo consiguen ser y la característica particular es que dependen de la llegada del amor que la salvará de sus obstáculos.

Lo que no nos contaron desde pequeñas, es que la vida real no contempla  lo que representan las verdaderas luchas féminas que se viven a diario desde el hogar hasta los espacios en donde la mujer participa, como la democracia y los distintos poderes.

Seguramente Aurora, Rampunsel, Blanca nieves y  Cenicienta nunca se preguntaron cómo deben pagar la renta, como  van hacer el mercado, como deben conseguir estudios superiores, como conseguir un empleo,  como participar activamente en los espacios de democracia en donde viven.

No, ellas nunca se lo preguntaron porque son personajes dependientes de la figura masculina quien asumirá el papel de  “cerebrito” de todas las historias de Disney, ellos si saben darles respuestas a todas las preguntas y finalmente las salvaran no de la bruja, porque resulta que la bruja terminan siendo ellas mismas, representada en sus miedos, inseguridades y complejos.

Las princesas no existen, son un símbolo equivoco del ideal femenino, en cambio, la mujer,  esa que es capaz de transformar, que reconoce su derecho a soñar, a romper esquemas, esa que anhela la igualdad en las distintas dimensiones de la vida humana, acreditando al hombre como un ente significativo en la lucha por lo que representa, reconociendo que solo en unión y respeto se eliminarán los paradigmas patriarcales, se reivindicará el amor y la autonomía, esa, es la mujer contemporánea, el modelo ideal y menos concebido en la ciudad en la que vivimos.

Kathrine Switzer, Marina Ginesta, Anna Fishe, Jeanne Manford, Maud Wagner, Sabiha Gökçen, Ellen O’Neal, algunas fotografas, politicas, atronautas y guerreras que si bien, se estudian, cada una de ellas cuentan leyendas asombrosas y reales de las  que Disney olvidó contar. 

Escrito por Mercy Osorio para la Guía de Monteria.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.